Viaje romántico a Cáceres. Cáceres, ciudad para el amor. Photo Photo by zelle duda on Unsplash

Viaje romántico a Cáceres.
Cáceres,la ciudad para el amor por Cristina Nuñez

Cualquier visitante con el corazón abierto terminará enamorado de Cáceres con solo pisar sus callejones de piedra y sentir esa energía de la historia. Pero, ¿es Cáceres una ciudad para invocar el amor de pareja, para sentir que alrededor de la persona amada canturrean los pájaros y suenan afinados violines? Ejem, quizás se nos haya ido la mano del romanticismo con esta descripción. Ya seas de Becquer o de Scorpions para declarar tu amor, Cáceres es sin duda es un buen destino para visitar de dos en dos, con rincones para el solaz de los tortolitos. Éstas son algunas propuestas.

El Jardín de Cristina de Ulloa: Enclavado en la Plaza de San Jorge, con acceso desde la cafetería, el Jardín de Ulloa es un rincón al más puro estilo Romeo y Julieta, con su fuente de piedra, su pequeño estanque y una vegetación exuberante que crea un ambiente húmedo y delicado.

El skyline de Cáceres desde la Montaña: En una versión mangurrina de ‘La la land’, resulta evocadora la vista de las luces de Cáceres desde el Santuario de la Montaña, un lugar muy querido por los vecinos de esta ciudad que aunque no es Los Ángeles, tiene el encanto de sus estrellas.

El Jardín del Museo de Cáceres: Muchos visitan este museo para ver su impresionante aljibe árabe o los fondos arqueológicos y de Bellas Artes, pero lo cierto es que su jardín, plagado de gatos y con bancos de piedra, supone un alto en el camino lleno de encanto.

Ermita de San Antonio: Oculta entre la monumentalidad renancentista de la Parte Antigua se encuentra la judería de Cáceres, un lugar donde las calles se estrechan y las casas se achican y blanquean. Allí, en el entorno de la antigua sinagoga, hoy ermita de San Antonio, los enamorados podrán abrazarse y sacarse fotos en un lugar íntimo y no muy frecuentado.

Taberna del Inglés. En la calle Rincón de la Monja se ubica lo que puede considerarse como el único ‘pub’ inglés de la ciudad. Con cierto punto de dejadez, sus mesas de madera y su luces lánguidas también dejan espacio al susurro de los enamorados. Si no está abierta, cosa que sucede con cierta frecuencia, el visitante podrá delitarse con una de las fachadas de hiedra más mágicas de la ciudad.

Si vienes de viaje romántico a Cáceres no dejes de apuntarte los mejores sitios con encanto de nuestra ciudad.