Por suerte cada vez hay más gente con ganas de hacer que lo sitios sean especiales y atraigan a personas que buscan sitios diferentes y con encanto. Lugares en los que además de prestar un servicio, tengan ALMA.

De todos los sitios que hay en Cáceres, dentro de la parte antigua, el que más me gusta es LA CACHARRERÍA. Una tapería pequeñita pero maravillosamente decorada, muy a mi estilo y en donde se come muy bien de manera informal y también en donde podéis tomar una copa después de la comida o la cena. La casa ya tiene un encanto especial por su patio diminuto lleno de santos y plantas,  pero Juan la ha dejado tan bonita que cada vez que entro me emociono y disfruto como una niña. Todo el local está decorado con cosas antiguas, piezas vintage y con buen gusto.

Juan, que estudió Historia del Arte como yo, es un gran aficionado a eso que yo llamo «hallazgos» y le encanta trastear por mercadillos y anticuarios buscando esa pieza que una vez que la has visto no puedes vivir sin ella, forma parte de tu vida ya por mucho tiempo. La verdad es que mi casa está llena de estos objetos fetiche que me encanta coleccionar y disfrutar.

Así que el lunes por la tarde estuve tomando un «relaxing cup of coffe» en la cacharrería, revista en una mano y café en otra. Me dediqué simplemente a disfrutar de cada detalle de este local que sencillamente me encanta. Después de toda la semana sin parar un minuto, esto de tener media hora para mi me vino de perlas. Pensaba que da gusto ver que hay ya en Cáceres una comunidad de personas que queremos hacer las cosas mejor y cuidando cada detalle al máximo. Y que cada vez queremos rodearnos de espacios diferentes y únicos. ¡os lo recomiendo!

La cacharrería, en la calle Orellana 1, muy cerquita de nuestro apartamento boutique y al lado de la Plaza de San Mateo.