Cáceres una experiencia monumental que nos acompañará para siempre. Viajar a Cáceres y retroceder en el tiempo.

Pasear por el barrio judío y detenerse en sus calles estrellas y empinadas, en sus casas humildes y entrar en la ermita de San Antonio. Visitar el aljibe árabe en el museo provincial, degustar unas ricas migas Extremeñas o un buen Jamón D.O en alguno de los restaurantes que están cerca de la Ciudad Monumental, subir a la torre de la Concatedral de Santa María y escuchar el ruido de las campanas que llenan calles y plazas, entrar en la Fundación Helga de Alvear y disfrutar con el Arte de sus salas, tomarse  tiempo, tomarse más tiempo, ir despacio, y parar a tomarse algo en la Plaza Mayor, mientras ves pasar a todos los que acceden a la parte antigua por el Arco de la Estrella, andar por la muralla hasta el mirador de la Torre de los Púlpitos y ver el Palacio Episcopal, …andar por la noche escuchando el ruido de los viandantes y sus risas,… dejar que el silencio sólo roto por nuestras pisadas nos acerque al pasado medieval.

Dormir intramuros allí donde habitaron los más poderosos, también los más humildes,….todos personas que hicieron nuestra historia y mantuvieron viva una ciudad medieval llena de mercadillos, puestos de comida, ferias de ganado,….

Cáceres Patrimonio de la Humanidad da para mucho. Experiencias inolvidables para toda una vida. ¡Descubre Cáceres! ¡Descubre Extremadura!